HomeInternacionalesLectura urgente sobre libertad de expresión

Lectura urgente sobre libertad de expresión

92523326_oNo se podría hablar de libertad de expresión plena sin la posibilidad de hacer un mal uso de ella

Pero la libertad no tiene que ver con la sensibilidad de los demás, si no viviríamos en silencio. La libertad se basa en hablar

Manuel Martín Algarra, catedrático de Teoría de la Comunicación y de la Información en la Universidad de Navarra

El humor y las caricaturas, imitaciones, historietas, chistes, comedias, etc. son por naturaleza irreverentes. Y deben seguir siéndolo. Demuestra la capacidad de una sociedad de reírse de sus miserias, de criticar al poder y sentirse libre. Qué decir de la comedia greco-romana, cuna del humor occidental.

92523326_o

Presidente Francés caricaturizado

La libertad de expresión -se quiera o no- presupone la capacidad de escuchar, seleccionar y determinar la relevancia de lo dicho. No todo lo dicho por alguien debe concitar y ser digno de atención. Los ciudadanos pueden reivindicar su derecho al silencio, la indiferencia y la crítica. En eso consiste la libertad de expresión. Los regímenes antidemocráticos cercenan la cultura, ejercen la represión política, la censura, ahogan económicamente a los medios de comunicación social independientes, mostrando un fundamentalismo, recortando derechos políticos en nombre de la seguridad, la decencia, el decoro y las buenas costumbres. No hay país occidental donde no se ejerza la violencia política en nombre de la razón de Estado.

Jorge Viera (Presentador Univision Nueva York)

Con la libertad de expresión se puede decir todo, incluyendo sobre religión. Después, está a criterio de cada quien determinar hasta dónde se quiere llegar. De ninguna manera debe haber límites en la libertad de expresión. Entonces no fuera libertad. Es fundamental para el estado de derecho. Pienso que ni las religiones, ni los gobiernos deben tomar tan en serio la sátira, es solo un ingrediente básico para relajarnos de la realidad.

A los presidentes de gobierno y figuras relevantes de la política que asistieron a la manifestación para condenar los atentados terroristas en París les importa un bledo la libertad de expresión, la libertad de prensa, el futuro de la revista Charlie Hebdo, el sentido del humor y la tolerancia religiosa o política. Su objetivo al presentarse allí no fue precisamente ese. Por el contrario, se manifestaron para reivindicar la lucha contra el terrorismo, sea el que sea, donde y contra quien sea. Su propuesta: más seguridad a cambio de ceder libertades y derechos políticos. En nombre de la lucha antiterrorista, han instrumentalizado el sentimiento de dolor y pesar de quienes condenan los atentados por el simple hecho de ser un acto contra natura. Su presencia es irrelevante. En sus países, como Israel, Alemania o España, arremeten, censuran y crean leyes ad hoc en cuanto ven peligrar su poder. Son fundamentalistas, sectarios y sobre todo fanáticos. Basta recordar la presencia de Benjamín Netanyahu, responsable de matanzas al pueblo palestino en Gaza y Cisjordania. No todos son Charlie Hebdo.

Los estúpidos atacantes creen que matándonos (periodistas) nos van a callar. No se dan cuenta que cuando asesinan a un periodista mil más retoman sus batallas.

Jorge Ramos Escritor y periodista

En este contexto, ejercitar la libertad de expresión supone caminar en el filo de la navaja. El inquisidor, el censor y el controlador de la fe tienen en sus manos el don de perdonar o castigar. Ellos determinan cuándo, dónde y quién ha blasfemado. Son juez y parte. Las condenas deben cumplirse en lugares públicos, para escarnio de la población. Las hogueras, empalamientos y lapidaciones cumplen esa función social cuyo mensaje es transparente: tolerancia cero contra blasfemos, herejes e infieles.

Mekahlo Medina (Presidente de Asociación Nacional de Periodistas Hispanos)

Nunca debe haber un límite a la libertad de expresión impuesto por el gobierno. Si los gobiernos comienzan a poner límites en la libertad de expresión, ¿quién decide dónde se trazan las líneas? Políticos de cierta ideología podrían poner restricciones en sus creencias y no en las tuyas o mías.

Share With:
Rate This Article

wilson_dis8@yahoo.com.mx


No Comments

Leave A Comment

A %d blogueros les gusta esto: